12 preguntas claves antes de desarrollar una marca

12 preguntas claves antes de desarrollar una marca
15 Jun 2016

Desde siempre el posicionamiento en marketing se ha definido como una competencia por ocupar un lugar en la mente del consumidor. Hoy sabemos que en realidad, luchamos por un pequeño espacio en el corazón de esos potenciales clientes. Y ante tantos “pretendientes”,  una marca sólida que legue a conectar con las personas más allá de la funcionalidad del producto,  suele ser el factor clave en la elección.

La marca es esencialmente la suma de todas las experiencias relacionadas con los productos, servicios y la empresa. Las percepciones de la marca son moldeadas por las experiencias funcionales (es decir, velocidad, calidad, fiabilidad, facilidad de uso, etc), así como las experiencias emocionales (es decir, me hace sentir mejor, mejorar mi rendimiento, hace mi vida / trabajo más gratificante o más fácil) que el cliente asocia con los productos o servicios de la compañía.

Las experiencias y las percepciones de la marca son desarrolladas con el tiempo a través de una variedad de fuentes, que incluyen:  La experiencia previa con la marca; Las interacciones con los equipos de venta, servicio al cliente u otros empleados; Las recomendaciones de amigos y familiares, Las revisiones de fuentes confiables y desde luego la comunicación y publicidad.

Una marca no solo diferencia los productos o servicios de la competencia, es la clave para convertir a potenciales clientes en “embajadores” fieles. Por supuesto es más que un isologotipo bonito y un claim fácil de recordar, incluye una promesa implícita a los potenciales clientes de que el producto o servicio va a satisfacer consistentemente sus expectativas cada vez que interactúan con ella.

Y para ello, los clientes deben poder asociar esa marca a una sensación de gratificación, complicidad y confianza. Además, debe poseer valores y un lenguaje común que los lleve a sentirse identificados. Por eso la definición de la identidad de marca, y la implementación de una estrategia de marca bien pensada, es probablemente uno de los objetivos de negocio más importantes que una empresa puede tener.

 

“La empresa al completo, debe considerarse el departamento de marca”


Las marcas fuertes pueden:

– Incrementar la lealtad de los clientes

– Hacer que sea menos sensible variaciones de precios (elasticidad)

– Aumentar la prueba de nuevos productos o servicios

– Mejorar  el apoyo de los socios comerciales

– Centrar, enfocar los esfuerzos de marketing

– Facilitar la atracción de los recursos que se necesitan, tales como el talento y el capital.

– Jugar un papel decisivo en el desarrollo de alianzas estratégicas.

– Actuar como una poderosa herramienta para guiar la toma de decisiones internas.

Para crear una marca poderosa, primero debemos definir los detalles de la marca y el Customer Experience que deseamos que nuestros clientes experimenten. Pero la realidad es que se suele estar más preocupados por la estética de la marca y por un producto o servicio que resuelva de forma rápida un problema que ya es resuelto por otras tantas marcas.

Un buen marketing tal vez logre un primer acercamiento a rápido de los clientes potenciales, pero sin una buena base en la construcción de la marca, puede que esos clientes no vuelvan a por más. Lo que obliga a los clientes a volver, es la capacidad de la marca para ofrecer una experiencia consistente, distinta y relevante.

Incluso la forma, canal y frecuencia de comunicación de nuestra marca, está definiéndola al mismo tiempo. Por eso es fundamental primero hacernos una serie de preguntas:

12 preguntas claves antes de desarrollar una marca

1- ¿Cuáles son mis clientes potenciales?

2- ¿Qué problema resuelve mi producto o servicio?

3- ¿Cuál es mi propuesta de valor? ¿Es distintiva? ¿Es relevante para mis clientes?

4- ¿Cuáles son los beneficios funcionales que ofrecemos a nuestros clientes?

5- ¿Cuáles son los beneficios emocionales que sólo nosotros ofrecemos a nuestros clientes?

6- Cuando la gente piensa acerca de mi empresa o producto, ¿cuáles son los sentimientos y las asociaciones que deseamos que tengan? ¿Son únicos?

7- ¿Cuáles son mis competidores?

8- ¿Cuál es el posicionamiento de la marca de mis competidores?

9- ¿Cuáles son los valores fundamentales de la marca que guían los comportamientos y prácticas de mi negocio?

10- ¿Qué estándares de excelencia adoptará mi marca?

11- ¿Está preparada mi empresa para cumplir con la promesa de marketing de la marca y su posterior experiencia de cliente?

12- ¿Qué tipo de personalidad tendrá mi marca?

Aunque algunas de estas preguntas parezcan obvias, y pueda parecer un trabajo demasiado extenso, el responder a estas preguntas antes siquiera de pensar en  la financiación del desarrollo de la marca, nos permitirá tener una idea más clara de los componentes básicos desarrollar nuestra estrategia de marca diferenciadora.

Y si se hace bien , se convierte en una potente herramienta de gestión y ejecución que nos ayudará a desarrollar relaciones sólidas con los clientes, crear campañas de marketing rentables y eficaces en una organización más unificada.

Siempre debemos recordar que una característica técnica, funcional o de calidad se puede imitar, pero un sentimiento o emoción hacia una marca es muy difícil de copiar.

 


Últimas publicaciones

Share

german gorriz

Actualmente, desde Barcelona, imparto formación y ayudo a empresas y profesionales a optimizar sus marcas, crear clientes embajadores a través de experiencias memorables, e impulsar las ventas utilizando estrategias de marketing y comunicación online & offline.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *